Blog

CÓMO SABER SOBRE QUÉ ESCRIBIR EN TU BLOG

Crees que nunca te va a pasar. Pero te pasará. Llegará el momento en el que un sudor frío bajará por tu espalda porque no te decides sobre qué escribir hoy en tu blog.

No hiciste un calendario editorial. O lo hiciste pero lo fuiste dejando y está más desactualizado que Windows 95. Vamos, que no sabes qué escribir hoy.

Lo peor es que perderás toda la mañana pensando en ese tema. Y que lo encontrarás, pero no será el mejor. De hecho, puede que acabes escribiendo un post que no servirá para nada.

Tienes un problema.

Salvo que tu blog sea un diario personal en el que compartes inquietudes, sueños y deseos sin un objetivo mayor. En ese caso no hay problema, escribe lo que quieras cuando quieras.

Pero, por si lo habías olvidado, si quieres monetizar el blog tienes que cambiar el chip.

Lo que escribas no tiene que tratar sobre ti. Tiene que tratar sobre los sueños y necesidades de tus lectores.

¿Y cómo puedes encontrar ese contenido? Esos posts que hagan que tus lectores digan «es justo el tipo de artículo que quería leer» o «es lo que necesitaba ahora mismo».

Te diré cómo lo hago yo (y otros cientos de bloggers).

5 formas rápidas y naturales de generar ideas para nuevos posts

#1 – ¿Qué quieren las personas que te leen?

Sería estúpido no hacerse esta pregunta. ¿Quién te va a leer? ¿Tú? No. Tus lectores.

Te tienes que hacer esta pregunta a diario para saber qué es lo que quieren tus lectores. Para saber cuáles son sus problemas y qué les dificulta conciliar el sueño. O cuáles son las dudas, miedos, deseos y sueños que sobrevuelan sus cabezas.

En definitiva, tienes que saber qué es lo que les duele y cómo se pueden solucionar esos dolores.

Publica en tu blog una intersección entre lo que ellos quieren saber y lo que tú sabes. Simplemente mete todo lo que sabes en un círculo, todo lo que ellos quieren saber en otro y encuentra los puntos comunes.

qué publicar en un blog

Ponte a su servicio. Ayúdales a responder todas sus dudas y preguntas lo mejor que puedas.

Todo se resume en entender las necesidades de tus lectores. En conocer lo que quieren saber sobre tu temática.

Te pondré un ejemplo propio.

Gran parte de mis lectores no tienen muy claro qué camino seguir para monetizar un blog. O qué cosas necesitan para progresar en ese camino.

¿Y qué hago yo? Como ya he recorrido ese camino, les explico cómo seguirlo. Si ellos quieren vender y yo ya lo he hecho, tiene lógica que yo explique cómo lo hice para que puedan replicarlo.

Por este motivo tengo tantos contenidos sobre cómo montar una plataforma digital y atraer al público adecuado.

Piénsalo, ¿qué sentido tiene hacer otra cosa? Imagina que eres un especialista en Twitter y tienes un blog sobre el tema. ¿Qué sentido tendría hablar de Facebook? Ninguno. Ni aunque hicieras el mejor post del mundo.

#2 – ¿Cuáles son los retos que tienen tus lectores?

Seguro que las personas que te leen quieren conseguir unas metas determinadas. Unos sueños que les parecen inalcanzables pero que les importan de verdad.

Incluso tienen una serie de cosas que odian mucho. Y también otras que aman.

Todos estos elementos son las piezas claves que te permitirán diseñar contenidos a medida. Esos contenidos que hacen que los lectores piensen que el post está escrito expresamente para ellos.

Te pondré otro ejemplo. Entre mis lectores hay principalmente 4 retos:

  1. Saber cómo crear un blog de una maldita vez.
  2. Descubrir cómo conseguir más visitas (cualificadas) en un corto periodo de tiempo.
  3. Aprender a fidelizar lectores y crear una comunidad de potenciales clientes.
  4. Conocer cómo crear un sistema de ventas escalable que multiplique sus ingresos actuales.

Curiosamente te he enlazado a cada una de las categorías que tiene este blog. Mis categorías son los retos de mis lectores. Y eso es justamente lo que tú tienes que hacer.

#3 – Aprovecha (al máximo) la inspiración y la planificación

El secreto para no tener un problema con el síndrome de la hoja en blanco es más sencillo de lo que piensas: generar ideas antes de necesitarlas.

Tener un sistema de captura de ideas que funcione de una forma muy simple. No necesitas apps complejas ni nada por el estilo.

Por ejemplo, yo trabajo con una libreta y un bolígrafo. Me acompañan a todas partes. Nunca sabes dónde puede estar tu próxima fuente de inspiración.

Es más, te diré una cosa: la inspiración no llega bajo demanda. No es un servicio que puedas pedir y que llegue de forma inmediata.

Puede que llegue cuando estés en la ducha, cuando estés en el metro mirando al infinito, sentado viendo la televisión o en la butaca de un auditorio mientras asistes a un evento. La inspiración llega cuando quiere (y se va muy rápido).

Por ese motivo tienes  que tener un mecanismo para captar las ideas. Puedes usar la libreta y bolígrafo, TrelloEvernote, notas de voz o cualquier aplicación que se te ocurra.

Da igual. Lo importante es anotarlo todo.

Después encuentra un punto común en el que centralizarlas. Yo lo hago en un fichero de Google Drive. Y cuando organizo mi calendario editorial solo tengo que ir escogiendo las que mejor encajen.

No hay lugar a la improvisación. No hay lugar a los experimentos con gaseosa. Planificación, orden y aprovechamiento absoluto de la inspiración. Esa es la receta.

#4 – No dejes de preguntar a tus lectores y clientes

Si ya tienes una audiencia, aunque sea pequeña, acostúmbrate a hacerle preguntas. Ellos (casi) siempre te van a responder porque les interesa. Escribirás sobre lo que quieren leer, ¿cómo no iba a interesarles?

Los mecanismos para comunicarte con tus lectores pueden ser muy variados:

  1. Formulario de contacto: habilita un formulario y deja que te pregunten. Puede que tu próximo post épico nazca en uno de esos correos.
  2. Comentarios: fomenta los comentarios y haz que tu comunidad participe. A través de las dudas, preguntas y sugerencias encontrarás nuevas ideas.
  3. Redes sociales: pregunta en Twitter, Facebook, LinkedIn y allá donde estés. Un simple tweet o una contestación en Facebook funcionan bien como fuente de inspiración.
  4. Dudas sobre tus servicios: las dudas de tus clientes son las dudas de tus lectores. Añádelas a un documento y crea contenido a partir de ellas.
  5. Lista de correo: envía un email a tus suscriptores con una encuesta de Google Forms o Typeform y pregúntales lo que quieras.

#5 – Haz brainstorming intensivo

Enciérrate. Sin distracciones. Sin nadie a tu alrededor.

Elimina cualquier ruido, respira hondo y concéntrate al máximo. Que solo estéis tú, una hoja en blanco y un bolígrafo.

Y ahora empieza a escribir. Haz un brainstorming intensivo de 20-30 minutos escribiendo todo tipo de artículos que te vengan a la cabeza. No importa que sean disparatados, tú escríbelos.

Durante esos 20-30 minutos no debes parar. Escribe, escribe y escribe sin parar. Te darás cuenta de que con este proceso sacarás decenas de ideas en muy poco tiempo, aunque muchas de ellas no sean válidas.

No hacen falta horas. Con esa media hora bastará para tener temas y nuevos posts para abordar en tu blog. Puede parecer algo muy trillado, pero muy poca gente lo hace.

Prueba el brainstorming, escribe todo tipo de ideas y después filtra las más útiles. Te sorprenderá todo lo que se esconde en tu cerebro.

#6 – Ataca lo más popular y polémico

La última fuente de inspiración para crear artículos es la más simple: escribe sobre lo más popular y lo más polémico de tu nicho. Da tu punto de vista y pon todo tu esfuerzo en crear esos posts.

Si un contenido es popular y polémico, sin duda es susceptible de estar en tu calendario editorial. Te daré algunas ideas sobre posts que puedes hacer sobre este tipo de contenidos:

  1. Nuevas tendencias para 2016, 2017, 2018…
  2. Resumen de un evento clave del sector (por ejemplo muchos asistentes al TribuCamp han creado posts sobre el evento).
  3. Opinión y explicación de noticias que afectan muchísimo a tus lectores.
  4. Crítica a una estrategia o acción muy popular que a ti te parece incorrecta.

Son simples ideas, pero son 4 elementos que encontrarás en cualquier sector. Da igual que tengas un blog sobre cómo mejorar la vista u otro sobre cómo hacer trading.

¿Vas a dejar que la inspiración se escape por la puerta?

La inspiración no es leal.

Es traicionera.

Y tiene la costumbre de escaparse a la mínima. Y, aunque hicieras todo lo que te he dicho, se te puede acabar escapando más de una vez.

Pero hay una (gran) diferencia entre dejar que se escape a diario y dejar que se escape de vez en cuando. Esa diferencia la notarás en la cantidad de tiempo que ahorrarás para crear nuevos posts y en la calidad de los mismos.

Sigue el sistema que quieras. Elige la fuente de inspiración que te parezca más adecuada.

Me da igual. Lo que me importa es que lo hagas.

Fuente: https://www.lifestylealcuadrado.com/como-escribir-plan-editorial/